Lo + Viral Ecología

Movimiento antijabón: los que dejan de bañarse para “salvar el mundo”

Entre los adeptos a esta iniciativa hay quienes se dieron la última ducha hace 15 años. ¿Es saludable? ¿Y el olor? La opinión de los médicos.

COMPARTI ESTA NOTICIA EN
17/08/2019 -

Ya está todo dicho sobre cuántas veces conviene lavarse el pelo: día por medio. Y también son conocidos en la Argentina —se venden en Palermo y por Mercado Libre— los jabones que reemplazan el shampoo, para reducir la contaminación del agua y evitar las botellas de plástico.

Pero un nuevo movimiento, bastante extendido en Estados Unidos, va por más. Entre sus adeptos, algunos se bañaron por última vez hace diez o quince años.

Además de velar por el medioambiente —se mantienen al margen de la industria de la cosmética y de los productos de higiene corporal—, buscan proteger el microbioma humano. Esa legión de microbios "amistosos" que viven en la piel y crean una barrera contra las enfermedades comunes.

El "botiquín", para este grupo, es esquivar la ducha y que las bacterias se encarguen de todo.

El diario inglés The Guardian llama soap-dodging a este estilo de vida "seco" —para ellos, "no necesariamente sucio"—.

David Whitlock lleva 15 años "antijaboneando". Desde entonces —dijo a ese medio británico—, además de tener una "piel balanceada" y "ni una gripe", no tiene olor en el cuerpo. "Durante los primeros meses fue algo raro, pero después dejé de extrañar bañarme”, detalló. "Si tenía sucia una parte específica de mi cuerpo, me lavaba esa parte específica”. Pero nunca con jabón. Habla como un soap-dodger o antijabón, pero también como químico y empresario. Fundó AOBiome, la empresa que "llevó la bacteria al mercado". Con éxito.

Whitlock se preguntó por qué los animales, como uno de sus caballos, se "revuelcan en su propia mugre". Y empezó a hacer experimentos hasta llegar a la Ammonia-Oxiding Bacteria, que ahora vende al mundo en formato de spray desde la sede de la compañía, en Cambridge, Massachusetts. Explica que así como lo hace con los gérmenes, el jabón elimina los aceites protectores de la piel y altera su PH. "Por eso deberíamos frenar la obsesión con la higiene corporal", sentencia.

Además de ahorrar los 15 minutos de agua que en promedio un adulto demora en bañarse, la motivación del movimiento por escaparle al jabón es “llamar” a una flota de bacterias y organismos saludables para que vivan en sus cuerpos en simbiótica armonía.

¿Por qué Whitlock no tiene olor? "Estas bacterias están dispuestas a darse un festín con el amoníaco de mi transpiración y eso hace que mi microbioma esté balanceado", detalló. Desde la Sociedad Argentina de Dermatología (SAD), apoyan el concepto. Pero siguen recomendando bañarse.

"Todo jabón altera el microbioma y el PH de la piel. La Industria quiere vendernos en publicidades que usemos los jabones antibacteriales en la ducha, para el cuerpo, no sólo para las manos. Al usarlos, matamos los microbiomas patógenos y los saludables a la vez. Eso se llama disbiosis. Se alteran los componentes de las distintas bacterias de la piel", explica a Clarín la dermatóloga María Valeria Angles, miembro titular de la SAD.

Ella no conoce la bacteria que vende el antijabón Whitlock. Pero sí conoce los riesgos de no bañarse. "No está estudiado que dejar de bañarte haga que dejes de producir olor. Porque el olor es por la bacteria que está en los pliegues de la piel. Tampoco que transpires menos, porque eso depende de lo glandular. Si no te bañaras, las bacterias colonizarían tu piel. Ducharte permite barrer a las que son patógenas. No bañarse lleva a enfermedades como el eritrasma, la foliculitis, la aparición de forúnculos o el impétigo."

Por eso —sin dar marcas— aconseja que los argentinos que quieran cuidar el microbioma humano usen jabones "sin el compuesto químico del jabón" —es decir, los syndet (del inglés synthetic detergent)—, que no provienen de grasas ni aceites y su PH es más bajo que el de los jabones normales. Pero la mayoría no son de venta libre, son de marcas internacionales y su precio está dolarizado.

Si bien no hay registro ni grupos de Facebook sobre "antijabones" argentinos, crece en nuestro país el número de personas que se bañan con menos regularidad y con jabones alternativos, naturales, para "salvar el mundo". Se trata de productos de tocador libres de sulfatos, de siliconas, de parabenos, de ingredientes de origen animal; incluso, libres de agua, mientras que en la industria tradicional de estos elementos el agua es el principal componente.

"Hace más de un año decidimos dejar de usar productos químicos en casa. Entre las cosas que abandonamos estuvieron el shampoo, la crema de enjuague y la crema para peinar. En realidad no fue dejar de usar, sino encontrar una opción sin tóxicos. Hace varios años, por una alergia tremenda que tuve en la piel, yo había hecho la experiencia de no usar nada para el pelo. Ni shampoo, ni jabón. Nada de nada. Y había sido una experiencia perfecta". Ahora el reto incluía a sus hijas, dice a Clarín Caro Horvath. En su cuenta de Instagram, ella, @mamasabebien, tiene más de 83 mil seguidores.

Horvath habla de los productos de La Botica Eco, una de las tiendas locales que vende online desde shampoo a desodorante para axilas y pies en formato sólido. Para el cabello, uno solo, aseguran, dura hasta 100 lavados.

Desde hace cinco meses, Gustavo Tofaletti está viajando por el mundo, y también opta por esos productos, a base de aceite vegetales, manteca de karite y aloe vera. En su vida de viajero, principalmente "a dedo", como muestra en sus redes desde el blog Pintando Kilómetros, muchas veces el baño puede saltearse. Eso lo toma como algo ecológico, ya que, dice a este diario. Su hábito de bañarse poco y de hacerlo con jabones y desodorantes sólidos le permite "no tener que estar llevando botellas". Además, asegura que estos productos le dejan "el cabello superlimpio y saludable" y le alcanzan "para varios meses".

Desde la Asociación Argentina de Dermatología (AAD), la doctora Graciela Ferraro afirma que bañarse es un "deber". Personal y social. Por salud y por olor. "Respecto al sudor, es cierto que no tiene olor. Salvo que esté desbalanceado el microbioma y se produzca bromohidrosis o mal olor en la sudoración. Y eso debe ser corregido".

En rigor, tras informarse sobre los que "antijabonean" en Estados Unidos, Ferraro aclara que "todo exceso en uno u otro sentido es perjudicial". Dice que "un baño diario no daña la piel (la barrera cutánea) ni la microbiota (cantidad de gérmenes que viven natural y normalmente en nuestra piel)". Si en verano hay dos baños diarios, en el segundo no debería usarse jabón, recomienda la experta. Ferraro también sugiere comprar jabones que respetan el PH de 5,5% de acidez que debe tener la piel para "tener en equilibrio todos sus componentes". El uso de jabones alcalinos —como el jabón blanco de la ropa— "reseca y altera el microbioma" de la piel, dice la dermatóloga.

Fuente: Clarín
Últimas noticias